viernes, 20 de abril de 2012

Retrum: Cuando estuvimos muertos, Francesc Miralles

"¿Has dormido alguna vez en un cementerio?" Dos chicas y un chico forasteros hacen esta pregunta a Christian, un joven de dieciséis años que ha perdido todo aquello que amaba. Visten de negro y llevan las caras pintadas de blanco, con los labios morados. Han creado RETRUM, una orden secreta que se comunica con los muertos y practica extraños rituales. Una de las chicas, Alexia, poseerá el corazón de Christian con un amor más allá de la muerte.

Una historia de amor y misterio que te helará la sangre.

Hombre, tanto como helármela... Más bien me entró un poco de fresquillo, pero tampoco mucho...

Siendo muy sincera, las expectativas con este libro estaban bajo cero. Las reseñas que había leído decían que no estaba mal, algunas incluso que era muy bueno. Yo, dejándome guiar por las opiniones más fiables, decidí no esperarme demasiado. E hice bien, porque si lo hubiera hecho me habría llevado el chasco más enorme de la historia, y no lo he hecho, por suerte.

¿Entretenido? Sí. ¿Rápido de leer? Mucho. ¿Apasionante, inolvidable, magnífico? No tanto. Para empezar, la novela parte de una idea que, si no se desarrolla como es debido, puede resultar muy poco seria e incluso infantil. Teniendo en cuenta que se pretende que Retrum sea una novela juvenil, su destino es inevitable: un relato entretenido, pero que pretende ser tan serio y solemne que a veces resulta demasiado inverosímil. Puede que a otras personas les haya gustado el punto de partida de la novela, el tema de la "secta" y tal, pero a mí me ha parecido que tiene un desarrollo muy poco siniestro para lo que prometía.

Por otro lado, una de las grandes pegas de Retrum es su poquísimo realismo, y no me refiero a que contenga elementos fantásticos -eso es algo que tendréis que comprobar vosotros al leerlo-, sino a que la mayoría de las situaciones que conducen a algún suceso crucial para el desarrollo de la trama son tan inverosímiles que chirrían. Un ejemplo: el protagonista pretende entrar en un club nocturno con un guardia de seguridad en la puerta. Unas chicas ven lo guapo que es y hablan con el guardia para que le deje pasar y éste se lo permite. ¿Es creíble esto? Para nada. Y como esta, una multitud de escenas que hacen que Retrum pierda aún más seriedad.

La segunda gran pega es su protagonista, Christian. Es de esos personajes principales que, por más que lo intentes, no lo tragas. No hay manera. Se convierte en algo personal. Si no te gusta el protagonista y encima la novela está narrada en primera persona por él, sin ramificaciones de ninguna clase en la trama, lo lógico es que tu percepción de la obra se vuelva bastante negativa. Si Christian me hubiese caído bien, quizás, sólo quizás, Retrum me habría gustado un poquito más. Porque, si os soy sincera, el argumento es rápido, entretenido, no está mal, pero para mi gusto deja mucho que desear. Dista mucho de ser una gran obra.

El estilo de Francesc Miralles, sin embargo, me gusta. Es rápido y ameno, lo suficientemente sencillo pero sin caer en la vulgaridad. Se cuida de que la narración sea acorde con la edad, circunstancias y personalidad del protagonista, de forma que ésta queda creíble y tenemos más conciencia de Christian, le conocemos mejor, hay mayor información sobre sus sentimientos, formas de pensar, y demás. Aunque el protagonista no me haya gustado en absoluto, conocerle de esta forma ha servido para que me "encariñe" en cierta parte con él -todo lo que uno se puede encariñar con un personaje que no le gusta-, además de poder comprenderle mejor en muchos casos y situaciones. Todo esto es un punto a favor de Retrum aunque la novela en general no me haya llenado del todo.

Otro de los aciertos es el ambiente que ha logrado el autor. Como es de suponer por su sinopsis y edición, el libro se desarrolla bajo una ambientación gótica, tétrica, muy siniestra. El argumento en sí, como os dije, no cumple con esos aires que ha pretendido darle Francesc, pero sí lo hace la estética, gracias a un aluvión muy acertado de referencias a la cultura gótica, literatura de terror -y no tanto-, música y todo tipo de artistas que podrían clasificarse -muchos no tan claramente- en este género. De esa forma logramos introducirnos mucho mejor en el ambiente de la obra. También tengo que destacar las frases o fragmentos poéticos y musicales que Francesc ha añadido al principio de cada capítulo -que, por cierto, de lo cortos que son la novela se lee en un suspiro-. Me han encantado ya que muchos de ellos pertenecen a autores que me gustan bastante y otros, a algunos que no conocía y por los cuales me ha entrado gran curiosidad.

Y con esto se acaban las cosas que me han gustado y disgustado de la obra. En cuanto a todos los demás aspectos, y en general, he de decir que Retrum me ha dejado con una indiferencia enorme que hacía tiempo que no experimentaba leyendo alguna novela. Ni me ha gustado, ni me ha parecido un suplicio su lectura. Simplemente, lo considero un libro para cogerlo, leer, entretenerte un rato y hasta luego. Y si lo volvía a coger era por acabarlo -ya que estaba...-, no porque su lectura me tuviera ensimismada o enamorada. De todas formas, sobre gustos..., y, como digo siempre, quizás a otras personas les parezca un libro inolvidable. A mí, personalmente, me ha parecido un enorme psché.

¿Leeré la segunda parte?, pues sí, ya que la editorial me la mandó no le voy a hacer ascos, además, la obra está bien para entretenerse y dicen que mejora bastante. Habrá que echarle un ojo, pero, por el momento, no se encuentra entre mis prioridades.

6 comentarios:

poy dijo...

De acuerdo con lo acertado de sus citas poéticas y musicales, con la narración y la ambientación. En desacuerdo con el protagonista y la verosimilitud. A mí C me cayó bastante bien y nada me pareció inverosimil. Esa escena no la recuerdo muy bien, y sin el contexto no sabría contestarte adecuadamente xD
Genial reseña,
Beeeeeesos

Bam dijo...

Concuerdo contigo con lo que dices!
Muy buena reseña!
Besos n.n

Bubbles dijo...

Todavía no lo he leído -.-' le tengo muchas ganas, gracias por tu reseña, un saludito ^^

Skittles dijo...

No lo he leído, pero aunque he leído reseñas de todo tipo no me llama la atención.
Aun así, gracias por la reseña.

Un besito.

Liz dijo...

A mi no me llama nada la verdad!

Isa dijo...

DISCREPO!! Jeje, a mí me encantó y ya me lo he leído 3 veces, es verdad que a veces es un poco inverosímil, pero a mí no me molesta, el prota me ha caído bien, aunque a veces pensaba "Este tío es tonto" porque no sé como puede seguir enamorado de una que lo quiere muerto, pero adelante si eres masoca. El estilo me ha encantado, lo mismo que el ambiente y la segunda parte me gusto más que la primera. Hasta me sé la canción XD. He leído muchos blogs que lo ponen a parir, será que soy rara, pero a mí me marcó.