miércoles, 10 de noviembre de 2010

Tengo ganas de ti, Federico Moccia


Tras el impreciso final de "A tres metros sobre el cielo", aunque no me había gustado muchísimo, decidí acabar lo que había empezado, y una amiga me dejó "Tengo ganas de ti", la segunda parte. Antes de ayer la terminé, a sí que hoy os traigo la reseña de este libro que, a comparación con el primero, ha mejorado bastante.
ADVERTENCIA: Esta reseña contiene spoilers de "A tres metros sobre el cielo".


Después de los tristes acontecimientos en la vida de Step en Roma, el violento motero, mítico en su ciudad, decide reformarse y olvidarlo todo: se ha pasado dos años en Nueva York, estudiando, y vuelve a Roma dispuesto a conseguir trabajo y ser lo que nunca ha sido: una persona responsable, con obligaciones, en resumen, un adulto. Pero no ha conseguido olvidar a Babi.
Es entonces cuando Gin aparece en su vida, dándole la vuelta a todo, logrando que pueda volver a enamorarse y olvidar.


Aunque "A tres metros sobre el cielo" me gustó bastante menos que éste, su forma no me ha convencido mucho por diversos motivos.
Mientras que el primero estaba contado desde el punto de vista de Babi -mayormente- y en tercera persona, este está en primera y contado por Step supuestamente. Y digo supuestamente porque en un momento está contado por Step, al párrafo siguiente por Gin, un rato en tercera persona y de repente pasa a primera así, sin más ni más... Si este extraño "popurrí" de narradores se diera de capítulo en capítulo, es decir, uno contado por un personaje, otro por otro... y así, pues lo aceptaría encantada: daría muchísimo juego a la historia y quedaría estéticamente bien. Pero es extraño que Moccia esté hablando sobre un personaje en tercera persona y, repentinamente, sea el personaje el que nos lo cuente. Da un aspecto bastante descuidado a la narración.
Las descripciones, en presente, son tan escuetas (incluso más que las del primero) que da la sensación de estar leyendo las acotaciones de una obra teatral. Al igual que en el primer libro, hay muchas referencias a marcas de productos que resulta excesiva e incluso superficial.
Con respecto al primer libro, sigue igual en el tema de los capítulos cortos, cosa que a mucha gente le parece desagradable pero que a mí me gusta mucho. Además, es rápido y fácil, como el primero, lo que lo convierte en una obra ideal para distraerse y pensar en otras cosas. Afortunadamente, mejora en el tema de la pesadez y la apresuración del final: el libro sigue un ritmo constante, y, por suerte, la acción empieza pronto, cosa que se agradece en un libro para pasar el rato.


Para este apartado, sin embargo, tengo bastantes más elogios: la historia mejora muchísimo con respecto al primer libro.
Al fin podemos encontrar a un Step realista, humano y bastante más maduro, que ha cambiado, ha "pasado por el embudo". En cuanto a Gin, decir que la prefiero mil veces más que a Babi, ya que ella es bastante más imperfecta, menos pedante y muchísimo más adorable: un personaje que nos enternece por su alegría y, sobre todo, por ese final que tiene el libro que te hace estremecerte por ella. En mi opinión, es ella la que congenia de verdad con Step. Aunque al principio, cuando supe que el libro apenas trataría del amor entre Step y Babi y aparecía otra, fui un poco reacia a querer a Gin; pero luego no puedes evitarlo.
El romance entre estos dos personajes es, al contrario que en el otro, realista y honesto: ¡sí, hacen el amor cuando quieren y donde quieren!, y discuten, y tienen celos y problemas y los arreglan y todo sigue su curso. Y es que es así como son los romances de hoy en día. Honestos, con las cosas claras, como ellos. No hay Romeos que trepen paredes ni Julietas delicadas, que es lo que nos quería hacer creer el primer libro.
(A partir de aquí hay algunos SPOILERS)
Sin embargo, algún pero le tenía que sacar. Aunque la historia es realista, hay situaciones que no lo son en absoluto; especialmente las de la familia Gervasi. ¿De verdad es creíble que una adolescente les diga a sus padres, sin una sola lágrima, sin miedos, que está embarazada? ¿De verdad es creíble que un padre abandone a sus hijas diciéndoles que "le tocan las pelotas" y a ellas no les importe en absoluto? ¿De verdad es realista que una mujer enamorada de su marido sólo sienta ira cuando descubre que le pone los cuernos? Para nada, y eso le ha restado bastantes puntos a la novela.
Y el final... ¿qué decir del final? Esto sí que es el punto fuerte del libro. He sufrido mucho cuando Babi y Step se reencuentran, he sufrido de verdad junto a Gin y me he quedado a cuadros cuando Step descubre el diario. Y he vuelto a sufrir. Quizás esa era la intención: sin embargo, gracias a eso he acabado el libro con un cúmulo de sensaciones un poco raro. Triste por Gin, y a la vez sorprendida de que, teniendo las expectativas que me había dado el primer libro, me haya encariñado de tal manera con un personaje. Y, sobre todo, con esa media sonrisa de Gin que hace que podamos sentir la esperanza que siente Step.
Con respecto a Step, le he odiado, le he amado, he sufrido con él -y con su madre- y, ante todo, le he entendido.
Por último, hacer una especial mención a ese detalle que me ha encantado: el hecho de que al principio del libro alguien "espiara" a Step... y todos nosotros creyendo que era Babi. Y resulta que no. Que era Gin. La verdad es que eso es algo que te deja una sensación muy agradable.
(Fin de los Spoilers)

En términos generales, aunque esta novela dista mucho de ser una gran obra, me ha gustado, me ha enganchado y me he emocionado con ella. ¡Me alegro bastante de haberle dado una segunda oportunidad a esta trilogía!

Porque sí, será una trilogía. Moccia está trabajando en el tercer libro al que, después de leer este, ¡le daré una oportunidad seguro!



Posdata: ¡¡Esta tarde dan los resultados del Concurso de Hermosa Oscuridad!! Deseadme suerte :) Por cierto, ya llevo casi la mitad de "La mecánica del corazón". ¡Me está encantando! Muy prontito tendréis la reseña.

2 comentarios:

Estela dijo...

¡Hola!

¡Atencion Spoilers!

La idea de ambos libros y lo que pasa me gusto bastante, pero odio la forma de escribir de Moccia y como se expresa.
Cuando vi que que narraba Step y al parrafo siguiente, asi, de sopetón, narraba Gin, me quede alucinada, no me podia creer que descuidara de esa forma el libro. ¡Un poco de respeto por los lectores! ^^

Esta segunda parte me gustó mas que la primera, me parecio más natural. Al estar narrado por Step y al conocer como es en realidad, me encariñe con él. En el primer libro me pareció detestable. Y Babi me decepciono tanto... Parecia otra diferente a la Babi de Tres metros sobre el cielo; no maduró para nada, retrocedió. No me gusto nada que jugara de esa forma con los sentimientos de Step ¡y más aun antes de casarse! Todo lo referente a la familia Gervasi sobraba, no tenia nada que ver con Gin y Step, y me pareció muy absurdo y sin sentido. Y Gin es caso aparte... me encantó que fuera tan natural y que tuviera tan poca vergüenza en algunas ocasiones, era adorable :) Casi lloro cuando Step le cuenta que la ha engañado :(
No me quedó claro si volvieron a estar juntos, fue un poco confuso, ¿tú que opinas?

¡Uf! Me parece que he escrito un poco-bastante. Un poco más y escribo una reseña ^^ ¡Necesito hablar de libros! Mis amigas me miran con cara rara cuando les digo que he pedido libros para mi cumpleaños :)

Estoy deseando leer tu proxima reseña.

Besos,
María <3

Espe dijo...

Me gusto mucho mas esta segunda parte que a tres metros sobre el cielo.
Step a madurado y me encanta en este libro.Ademas Gin me cae bastante mejor que Baby.

Y ese final ¬¬ .. me quede a medias , necesitaba mas.. espero que sea verdad y haya tercera parte...


Besos