martes, 8 de enero de 2013

Top Ten Tuesday (2): Propósitos lectores para 2013


Top Ten Tuesday es una sección semanal. Saco la idea de Cajón de los Girasoles, que a su vez traduce la sección de The Broke and the Bookish; este blog expone un tema, que podéis encontrar aquí, cada martes, y ese mismo día los bloggeros debemos elaborar una lista sobre esto. Y si vosotros sois tan apasionados de hacer listas, y más si son literarias, ¡ya sabéis! Cada martes tenéis la oportunidad.

Hoy la lista va de propósitos, de nuevo. El inicio de año es una época ideal para realizar cambios en nuestra vida y proponernos cosas que nuestra fuerza de voluntad nos impide. ¿Qué propósitos lectores llevaremos -o intentaremos- a cabo en 2013?


Llegar a leer cincuenta libros. Estos dos últimos años el reto de año nuevo que primaba era alcanzar la lectura de setenta y cinco libros. En 2011 no sé cuántos llegué a leer, pero en 2012 este desafío fue tomado, como diría mi madre, por el pito de un sereno; no completé ni la mitad, tan sólo leí veinticuatro libros de setenta y cinco. Así que, viendo que mi fuerza de voluntad es más bien nula débil, y quien mucho abarca poco aprieta, he decidido bajar la cifra hasta cincuenta. ¿Lo conseguiré? ¿Qué opináis? Podéis seguir mis lecturas en esta entrada.

Escribir muchos más relatos cortos y presentarlos a concursos. Supongo que quien me conozca un poco sabrá que mi gran pasión es escribir. Me he presentado a varios concursos con relatos cortos y algunos los he ganado, afortunadamente, lo que me da alas para agrandar mis ambiciones. De todas formas, la mayoría de estos concursos son de muy poca categoría. Tengo ideas y tengo recursos, pero no tengo la fuerza necesaria para ponerme a tope, cada día, con trabajo duro y esfuerzo, para llevar a cabo lo que verdaderamente quiero. Espero que 2013 traiga consigo esa fuerza.

Acabar o avanzar considerablemente alguno de los proyectos de novela que estoy escribiendo. Es similar al propósito anterior, pero no igual. Consigo, como os he dicho, escribir relatos cortos y me manejo bien con ellos, pero lo que verdaderamente quiero es llegar a completar una novela. Tengo muchos proyectos y muy avanzados en cuanto a planificación, pero no escritos. El que más avanzado está, el último con el que me puse, es al que quiero dedicar muchas de mis energías este año.

Leer muchos más clásicos. El reto clásicos que organizó Sasy en Gecko Books -y que este año vuelve- fue completado con éxito. Descubrí nuevas lecturas apasionantes, como Los miserables, que figura entre mis cinco mejores lecturas del año pasado, y también le eché el ojo a muchas otras que espero no tardar en devorar. Intentaré que 2013 sea un año donde no sólo prime la novela juvenil, sino también esas novelas que todo buen lector debe degustar.

No volver a abandonar el blog. Me encanta lo que hago cuando escribo aquí, y cuando leo las novelas que las editoriales me encargan y os doy mi más sincera opinión sobre ellas. También me encanta, más que nada, leer vuestros comentarios, en acuerdo o en desacuerdo con lo publicado. Por eso, no me cabe en la cabeza que un proyecto como este, un blog que me ha costado levantar y que se haga notar entre la marea bloggosférica, sea abandonado cada dos por tres a la mínima nueva ocupación.

Leer todas las novelas que pueda de Carlos Ruiz-Zafón. Como podéis leer aquí, este autor me embelesó con La sombra del viento. En la anterior entrada de esta sección, ya me prometí leer la segunda parte que, quizás por miedo a emborronar el recuerdo de su predecesora, no he empezado aún. Actualmente estoy leyendo Marina, una de sus novelas juveniles, bastante corta y que ha recibido magníficas críticas.

Disminuir la lista de novelas pendientes de editoriales. A muchos de nosotros nos llegan novelas desde cada editorial para que sean reseñadas en nuestros blogs, dando nuestra opinión para despertaros la curiosidad a los que nos leéis. Sin embargo, no todos llevamos las lecturas al día: son muchas las novelas que tengo pendientes, y querría que este montón se redujera en 2013.

Leer todos los libros que me mandan en clase. Vaya propósito triste, diréis. Bueno, pero al fin y al cabo es un propósito, os digo yo. Este trimestre toca Cinco horas con Mario -no me gusta nada Delibes- y Luces de bohemia, además de La verdad del caso Savolta para Historia de España, que, aunque ya lo he leído, no me vendría nada mal un revisado.

Hacerme con Danza de dragones. Todos con Danza de dragones, menos yo. Yo, que adoro a George R. R. Martin y adoro Canción de Hielo y Fuego, y he esperado contra tempestades y tormentas a que se publicase Danza en España, y aún no me he hecho con él. Sí, lo sé. Merezco participar en una boda dothraki divertida.

Empezar alguna saga de romántica adulta. Entre ellas están Cazadores Oscuros, de Sherrilyn Kenyon,  Psi/Cambiantes de Nalini Singh o La hermandad de la daga negra, de J.R.Ward. De la primera saga que os menciono, leí el primer libro, Un amante de ensueño, pero las recomendaciones de las otras dos son demasiado fuertes. ¿Por qué me echo para atrás? Por lo eternas que son... Pero este 2013 intentaré adentrarme en alguna.

7 comentarios:

Nina dijo...

Muchos propositos ;) ps mira mira que yo tampoco tengo danza xDDDD en mi pais es tan caro que asusta!

animo con los retos!

Vir dijo...

Comparto algunos de tus propósitos así que a ver si logramos cumplirlos :D

Un beso!

Ana Ramírez dijo...

Bastantes propósitos, pero con un poco de voluntad lo podrás conseguir ^^
Suerte con todos los retos.

Besos ^^

Chels Murdock dijo...

Cinco Horas Con Mario es horrible. Horrible. Leí la mitad de la novela y el final porque también me lo enviaron en clase :/
De Delibes me gustó mucho Los Santos Inocentes ^^
Mira a ver la saga de Fiebre Oscura. Le tengo echado el ojo desde hace mucho y la autora cosecha buenas críticas :P

Nahua dijo...

Suerte con todos los propósitos, que son muchos. Un beso ^.^

Ann. dijo...

Mire que compartimos muchos propositos, espero que los cumplas :)

Sasy dijo...

Pues si Delibes no te gusta, ¡vas guapa! El camino es una de mis novelas favoritas y aun así fui incapaz de pasar de las primeras páginas de Cinco horas con Mario. Eso sí, crítica social fuerte fuerte, no te lo voy a negar (y pobre Mario, qué cruz~).

Te deseo mucha suerte, jamor <3