jueves, 4 de noviembre de 2010

Un amante de ensueño, de Sherrilyn Kenyon


Hoy os traigo mi segunda reseña de este blog. Un libro que me gustó mucho, que llegó a mis manos de casualidad (nada, que a mi madre le ha dado por leer estas cosas...); el primero de una larga saga, la de Cazadores Oscuros, que no conocía y que me ha dejado con ganas de más :)


Grace Alexander es una joven sexóloga que, curiosamente, tiene una vida sentimental desastrosa. Un día, una alocada amiga suya decide cambiarlo todo y le lleva un libro que, entre copa y copa, deciden utilizar. Se trata de un libro que, según dice, invoca a un esclavo sexual griego. Grace, enamorada de la portada del libro -una imagen de este esclavo-, decide invocarle, no sin tomárselo todo a broma.
Sin embargo, en un instante, un enorme y maravilloso hombre griego, que dice llamarse Julian de Macedonia, aparece desnudo en su salón. Y, desde entonces, su vida no iba a ser igual.


Este libro es, simplemente, un libro que gusta. Con un ritmo rápido y prosa sencilla, Sherrilyn Kenyon sabe relatarnos una bonita e inverosímil historia de amor y pasión que, sin duda, enamora: ¿a quién no le iba a encantar el maravilloso Julian de Macedonia, con sus sensuales insinuaciones y su encantadora ignorancia hacia el mundo actual? Kenyon sabe presentarnos situaciones divertidas, a la vez que sabe narrarnos con destreza momentos muy tristes. Es una novela que se lee del tirón; no me ha aburrido en ningún momento.
Sin embargo, también tengo que decir que nos presenta situaciones muy inverosímiles. Y con esto no me refiero al hecho de que salga un hombre de un libro; para algo es ficción. Me refiero a que muchas situaciones se daban gracias a "casualidades" para nada creíbles. Esto ha hecho que, para mí, pierda bastantes puntos.
Por otro lado, esta novela gusta mucho, sobre todo a mujeres (¿a qué mujer heterosexual no le iba a encantar una novela que trata de un hombre perfecto en todos los sentidos?), pero tiene bastante contenido sexual, por lo que no es apta para mentes sensibles o que se ofendan fácilmente con estas cosas.
A pesar de esto, el ritmo rápido y las situaciones divertidas hacen que la novela no pierda nunca interés, y, por tanto, guste mucho a los lectores.


El libro trata del amor entre la tímida y civilizada Grace Alexander, con una vida sexual nula y sentimental desastrosa, y el sensual Julian de Macedonia, con un pasado terrible.
Como ya he dicho, Kenyon sabe muy bien alternar situaciones graciosas (normalmente relacionadas con las insinuaciones de Julian, a las que Grace no está acostumbrada, y con la ignorancia del esclavo, que no conoce el mundo actual) con momentos tristes. Eso consigue un efecto muy bueno para el libro, sin ser aburrido y dándole un ritmo rápido.
Los personajes no son planos: Julian no es el típico esclavo "musculitos" y maravilloso. Tiene un pasado, un pasado traumático, que nos deja conmovidos y nos ayuda a tomarnos a Julian como a una persona, no como a un personaje masculino que es perfecto sin más. Esto gana puntos para la novela. Por otro lado, Grace no es la típica que odia a los hombres porque sí. Tiene un motivo para ello, un pasado; que los personajes tengan motivos para ser como son y hacer lo que hacen consigue que podamos meternos mejor en la historia y podamos comprenderles. En este aspecto, la novela está muy bien.
El amor que tienen estos dos personajes no es típico. Es bonito, es romántico y pasional a la vez. Es un amor que ninguno de los dos buscaba, entre dos protagonistas que no tienen nada que ver entre ellos; dos personalidades totalmente opuestas, que al principio se repelen pero que acaban generando una historia de amor muy bonita.
Sin embargo, el libro no tiene un mensaje concreto que te llegue, al menos a mí no me ha transmitido nada especial. Es entretenido, sí; te gusta, te pica y te lo lees rápido, y no te deja con mal sabor de boca. Pero, en mi opinión, sólo es eso: una novela que entretiene.
(Por cierto, tampoco me ha gustado eso de ver a Eros en plan motero. Que un Dios baje a la Tierra así como si nada hace que pierda seriedad xD).
Resumiendo, no me ha enamorado pero me ha gustado bastante. Me ha dejado con ganas de seguir con la saga; espero tener la oportunidad.


1 comentario:

Sandy! dijo...

Este libro es uno de mis favoritos entre todos los que he leído. Sherrilyn me encanta y me hizo reír un montón con el primer encuentro entre Grace y Julian :D

Besitos!